All posts tagged: niños

Galletas decoradas de barco pirata

Para hacer unos barcos piratas no demasiado complicados, conviene tener un cortador con forma de barco. Usando icing marrón oscuro trazaremos primero el palo superior de la vela y el contorno del casco, con una boquilla del número #2. Y con el mismo icing rellenaremos el casco del barco. Inmediatamente, sin dar tiempo a que se seque, trazaremos un par de líneas con icing negro -puedes conseguir un icing negro de verdad con ayuda de este tutorial-. Y con un punzón haremos las líneas negras más irregulares. Cuando tengamos seco el icing marrón, ya podemos hacer las velas del barco. Para lograr un tono bonito de blanco puedes seguir estos consejos. Hay que trazar el borde con una boquilla del número #2, rellenar inmediatamente y con ayuda del punzón  arrastrar el icing blanco para atar las velas al palo. Dejaremos secar el blanco de las velas antes de seguir. Bastarán 2-3 horas al aire libre o 40 minutitos de deshidratador. Una vez bien seca la capa de arriba, vamos a envejecer las velas. Para ello iremos aplicando suavemente un poco …

Canción del pirata

Con diez cañones por banda, Viento en popa a toda vela, No corta el mar, sino vuela Un velero bergantín: Bajel pirata que llaman Por su bravura el Temido, En todo mar conocido Del uno al otro confín. La luna en el mar riela, En la lona gime el viento, Y alza en blando movimiento Olas de plata y azul; Y ve el capitán pirata, Cantando alegre en la popa, Asia a un lado, al otro Europa Y allá á su frente Stambul.   «Navega, velero mío, Sin temor, Que ni enemigo navío, Ni tormenta, ni bonanza Tu rumbo a torcer alcanza, Ni a sujetar tu valor.  »Veinte presas Hemos hecho A despecho Del inglés, Y han rendido Sus pendones Cien naciones A mis pies. Que es mi barco mi tesoro, Que es mi Dios la libertad. Mi ley la fuerza y el viento, Mi única patria la mar. (…) «¡Sentenciado estoy a muerte! Yo me río : No me abandone la suerte, Y al mismo que me condena Colgaré de alguna entena, Quizá en …

Jurassic cookie

Dicen que los borrachos y los niños dicen siempre la verdad. Yo por eso temo a los niños cuando se trata de opinar sobre unas galletas. Un Spiderman mal hecho o una princesa Disney rarilla podrían engañar a mi abuela, pero desde luego a un niño no. Así que con estas galletas de dinosaurios sufrí verdadero pánico escénico hasta que la mamá me dijo que a mi pequeño cliente le habían gustado mucho. Para mi sobrino M. dibujar un dinosaurio es algo tan natural como para mí respirar o comer. Pero yo, a mis XXX años, nunca había dibujado uno; no sabía ni por dónde empezar. Así que me tocó documentarme un poco. Porque no es igual un niño de 2 años –al que le puede encantar un dinosaurio dulce– que un niño más mayor –a los 7 años, los depredadores son la única opción posible-. Nuestro amiguito cumplía 4; un T. Rex malo pero no demasiado asesino fue mi decisión. Y como en esta vida es ponerse, conseguí al fin dibujar el mío después de mucho buscar por la red …

Galletas decoradas con cariño

Cuando hablo con mis amigos y conocidos sobre galletas, muchos me preguntan cual es el secreto de las galletas decoradas. Yo les explico que no hay una fórmula mágica, más que apasionarte por lo que haces y cuidar al máximo cada uno de los pasos necesarios para lograr unas cookies bien bonitas. Lo que tengo muy claro es que para decorar galletas hay que ir sobrado de un ingrediente totalmente imprescindible: el cariño. Ya puede ser el cariño a quien voy a regalar unas galletas, a quien me las encarga, al tema que las origina, o incluso el cariño a la propia galleta, que un poco hija mía sí que es. Y cuando es tu preciosa hija pequeña, que cumple tres añitos, la que quiere galletas, el corazón se te acelera y te late de emoción con cada átomo de azúcar glas. ¡Unas galletas para mi maravillosa Irene! Como ella insiste en que ya no es una bebé, sino una mayor y prinsesa sirenita, su mamá le galleteó unas cuantas bonitas sirenas con todo el cariño del mundo. Hacía mucho que no …

Galletas pintoras

Cada vez está más de moda hacer las fiestas de cumpleaños tematizadas de algún personaje, deporte o afición; eso nos encanta a los galleteros porque nos pone al día de las cosas que gustan a los niños. De esa forma llegó a mí una fiesta de cumpleaños ambientada en el mundo del arte; me pareció una idea tan encantadora que hice estas galletas con todo el cariño para la cumpleañera Emily. Las cookies de paleta de pintor pueden hacerse con un cortador oval al que luego hagamos un retoque, o bien -como en mi caso- con un cortador con la forma específica. Ya se sabe: ¡nunca hay demasiados cortadores! El mío lo compré aquí pensando en esta ocasión. Una vez tenemos el contorno listo, con un micro cortador circular tendremos que hacer el agujerito para que nuestra paleta sea más de verdad. En mi caso, hice los agujeros con la galleta ya horneada… ¡porque me dí cuenta de que faltaba algo justo al sacarlas del horno! Así que tuve que perforar con mucho cuidado la galleta aún caliente para evitar …

Mi vecino Totoro

Hace ahora un par de años, el gran Hayao Miyazaki anunciaba su retirada, y once meses después los estudios Ghibli (léase jiburi) dejaron oficialmente de producir sus deliciosos largometrajes, dejando como legado algunas de las películas más maravillosas de la historia de la animación. Historias para niños -o a veces justo al contrario- llenas de imaginación, que se deslizan naturalmente entre lo real y el mundo de los sueños. Nada de princesas necesitadas de príncipes azules que las salven, sino historias reales; mundos imperfectos donde la inocencia y la imaginación de los niños son las medicinas que todo lo curan. Soy una fan total de las historias de Miyazaki. Y tengo que reconocer que tenía una pendiente que, una vez vi, ha pasado directa a mi lista de películas favoritas de la Historia. Estoy hablando de la maravillosa Mi vecino Totoro (Tonari no Totoro), una joya. De forma que hacer estas galletas fue un gustazo, y más aún hacerlas pensando en una de mis personas favoritas de este planeta, mi querida sobrina Daniela, mi niña Totoro. Las pequeñas protagonistas …

Galletas decoradas de Snoopy

No sé por qué, cuando yo era jovencita se decía que Snoopy era pijo. Cualquiera que tuviese algo de Snoopy era inmediatamente identificado como pijo, y estigmatizado hasta el final de sus días por ello. Por tener una mochila o unos calcetines de Snoopy. Snoopy no es pijo. Lo que es, es un dibujo monísimo, un personaje simpático e inocente. Y, desde hace unas semanas, Snoopy es también el protagonista de unas riquísimas galletas de mantequilla y naranja que regalé con todo amor a Stephanie, la mejor amiga de mi hija pequeña. Para hacer las galletas de Snoopy empleé un cortador cuadrado troquelado y un colorante nuevo que ya ha subido a mi top ten personal, el estupendo Progel tono turquesa (al comprarlo online vale la pena buscar bien, porque hay diferencias importantes de precio). Una sola gotita tiñó mi icing de este color tan ideal. Lo primero que tuve que hacer fue trasladar al perrito Snoopy a la galleta, y lo hice con varios métodos: el tradicional de calcado y usando mi Kopykake. Lo hice …

Al rico helado de tutti frutti

Los que me conocen bien saben que no sé cocinar y que no me gusta nada, nunca lo he negado. Pero en ocasiones me he sentido criticada por gente como mi hermana M, que para más inri es cocinera -y de las buenas- porque según ellos sólo sé hacer galletas. Así que para callar bocas como la suya,  he decidido demostrar al mundo que también sé hacer helados, y de paso enseñar a otras sufridas galleteras cómo hacerlos, huyendo elegantemente de las críticas, que tanto afectan en nuestro gremio. Para ello, necesitamos comprar un cortador con forma de helado, que es bastante básico y común –además puede ser reciclado para hacer cookies de enanito-. En mi caso, quería hacer unos helados para un grupo grande de niños, así que hice la masa con mucha vainilla y un poquito de ralladura de naranja; el sabor elegido dependerá de los gustos de cada uno. Para conseguir decorar estos deliciosos helados de tutti frutti deberemos hacer lo siguiente: Prepararemos icing de varios colores en consistencia 10 segundos, y comenzaremos …

Sammy the seal

Sammy the Seal es un cuento infantil que me gusta mucho. Al contrario que muchos otros relatos disfrutados durante mi infancia, la historia de la foca Sammy ha sido un descubrimiento reciente, que debo agradecer a mi hija de cinco años. Pero no es en absoluto un libro nuevo; fue escrito e ilustrado por Syd Hoff nada menos que en 1959. La petición de mi preciosa hija Paula es la razón de que haya hecho estas galletas, que han sido las primeras que he decorado pintando con pincel, y he disfrutado mucho haciendo a pesar de mi nula habilidad pictórica. Como este es un cuento precioso y sus ilustraciones me fascinan, sea éste mi pequeño homenaje a los estupendos libros de Syd Hoff. Así que esta es, traducida, abreviada y redibujada, la historia de (AVISO:  SPOILERS) LA FOCA SAMMY El relato comienza a la hora del almuerzo en el zoo. Todos los animales -los leones, los elefantes, los monos, las focas- comían felices. Todos eran felices menos uno, la foca Sammy. El Sr. Johnson, cuidador del zoo, le preguntó por qué. “Quiero saber …

Decorando con niños: galletas de fin de curso

Si a mí me gusta hacer cookies, a mis hijas les vuelve locas. No me extraña, porque les evito todo el trabajo sucio y ellas se dedican a lo divertido: ¡a decorar!. Primero ayudan a probar la masa, eso sí; cosa muy importante. Pero luego llegan con las galletitas ya horneadas y los botes de icing de colores perfectamente dispuestos y se pueden dedicar por completo a desarrollar su arte galletil. Me gusta mucho que decorando galletas, al igual que dibujando, puedes saber mucho de cómo es un niño. Por ejemplo: Paula tiene 5 años, es ordenada y pulcra, amorosa, sensible y tolera regular la frustración. Irene tiene 2 años, es un huracán en toda regla, más lista que el hambre, tiene una seguridad en sí misma arrolladora, a veces es un poco bruta. Así que este año decidimos que debíamos hacer una galleta de fin de curso como regalo para las profesoras del cole, y juntas nos pusimos manos a la obra. Diseñamos una galleta a la que titulamos Hoja de Libreta. Para empezar horneamos unas cookies …