All posts tagged: dorado

Make a wish

Estas que os presento hoy son las galletas que me encargaron para el cumpleaños de una niña llamada Gabi. Como ya cumplía 10 y a esa edad se acabaron las princesas -esto va muy rápido- su mamá me enseñó fotos de unas galletitas de las que se había enamorado perdidamente por Instagram. Se trataba de un precioso set de Natsweets con el lema make a wish, piensa un deseo. Natsweets es una gran galletera, con un control impresionante de paletas de color; os recomiendo disfrutar un paseo por su Instagram. No me gusta copiar galletas así a las bravas, pero no quería dejar pasar un flechazo como este, así que le prometí unas galletas más o menos iguales. Por supuesto pedí permiso a la autora original, no tanto por hacer las galletas sino por mostrar las fotos. Natasha me respondió encantadora, dándome su autorización. Dividí entonces este encargo en dos partes: la primera un set para la cumpleañera, para desearle mucha felicidad en un día tan importante. Traté de que fuesen parecidas a las originales …

Galletas para el Día del Padre

No me he podido resistir. No pude evitarlo y este año he repetido temática moustache para mis galletas del Día del Padre. Pero es que –ya lo conté hace justo un año– mi marido es un gran fan de los bigotes, aunque de momento no se haya apuntado a la tendencia. A pesar de repetir temática bigotera, este año he tratado de hacer unas galletas diferentes a las anteriores, y creo haberlo logrado. Tampoco demasiado complejas en cuanto a diseño, pero un poco más difíciles técnicamente. Para empezar hice la masa con mi receta clásica, y para cortarla utilicé un cortador con forma de bigote que compré en algún saldo del Michael’s por menos de $1. Luego puse el palito a las galletas, como para presentarlas a modo de bouquet. Poner el palito es realmente fácil; aunque hay mil maneras estupendas yo lo hago siguiendo los pasos de este tutorial. Luego hice icing negro, cubrí con él todas las galletas y dejé secar. El icing negro a veces cuesta un poquito, pero siguiendo estos sencillos pasos podemos obtener un negro bonito de verdad. …

My marbled cookies

Aunque llevo mucho tiempo proponiéndome escribir un post sobre mis galleteras favoritas, nunca encuentro tiempo para hacerlo. ¡Y eso que me encanta hablar sobre galletas bonitas! Como me gusta aprender de las mejores, sigo con bastante asiduidad a una galletera de Philadelphia llamada Meghan, alias Nutmeg and Honeybee, que hace y decora tanto galletas como macaron y otros dulces. A pesar de su juventud hace unos trabajos preciosos con muchísima personalidad y un gusto exquisito. Aunque su signature cookie es una que imita ágata, mis favoritas a día de hoy son sus marbled cookies, y gracias a su reciente tutorial he podido hacerlas yo también. Por fin. El marbling consiste en ir añadiendo elementos wet on wet -es decir, poner icing sobre otro icing que aún tenemos fresco- y mover los diferentes colores para lograr efectos. Me gusta bastante esta técnica porque el resultado es casi hipnótico; la galleta parece decir… muérdeme…muérdeme… Mi versión de estas galletas cuenta con algunos colores propios de Easter y primavera; a saber: rosa, turquesa, amarillo y lila. No voy a …

Galletas elegantes en cuarenta minutos

Aunque decorar galletas sea todo un placer, en ocasiones necesitamos hacer unas a toda velocidad, pero queremos que nos queden tan bonitas como siempre. Así que os presento uno de esos ejemplos de una galleta hecha en un ratito que puede darnos grandes satisfacciones, porque es preciosa a la vez que sencillísima de lograr. He de reconocer que en realidad el título tiene trampa, porque ninguna galleta debe hacerse sin dejar reposar la masa al menos un par de horas en el refrigerador. Pero si tenemos la masa estirada y refrigerada, os aseguro que en menos de cuarenta minutos podemos tener unas cuantas de estas monadas listas. La primera parte es efecto crackle o craquelado, cuya técnica debo enteramente al fantástico blog de Verónica Castañon, Con azúcar y algodón. En el enlace podéis aprender a hacer este efecto, que es muy sencillo y básicamente consiste en pintar la superficie de la galleta cruda con colorante en polvo diluido en vodka, y hornearla a una temperatura algo menor de la habitual. Como de la experiencia se aprende, para la próxima vez …

Miau

Por primera vez desde que comencé a hacer galletas, tengo la sensación de que comienzo a dominar algo. Poco a poco, a base de hacer muchos ensayos y tirar muchas cookies, he logrado un cierto control sobre el color, y conozco bien los colorantes con los que suelo trabajar. Y aunque intento mantenerme al día de cualquier novedad en este tema, he tenido que buscar un nuevo campo de batalla para sentir que voy, poco a poco, creciendo como galletera. Mi nueva obsesión es la textura. Conseguir que mis galletas tengan un aspecto algodonoso o envejecido, que el icing parezca madera o recuerde al plástico es el runrún que tengo ahora en la cabeza. Y esto me da la excusa perfecta para experimentar sin parar. Porque esto es lo que en realidad son estos gatitos: un experimento buscando texturas. Ví los cortadores de gatos de Postreadicción y me gustaron muchísimo, tanto por el fantástico trabajo como galletera de Julia como por el irresistible diseño de estos mininos. Así que decidí repetirlos con el mismo dibujo pero cambiando su textura. Hice la masa, corté los gatos, los horneé, …

Las joyas de la familia

Estas son unas de esas galletas que no tienen demasiado misterio, y sin embargo siempre producen un efecto apoteósico en los que la ven. Sí, trabajo sí que tienen. Pero son relativamente fáciles de hacer y os aseguro que con ellas dejaréis a más de uno con la boca abierta pensando que sois la octava maravilla del universo galletero. Os cuento como conseguir caras de asombro en unos sencillos pasos: Para empezar hay que hornear unas galletas con forma adecuada; oval, placa, circular, etc. Cuando las tengamos listas, prepararemos unos cuantos camafeos con gum paste con ayuda de un molde de silicona -el mío es de los baratos made in Hong Kong-. A continación debemos cubrir la galleta con el icing de consistencia intermedia, y, sin dar tiempo a que seque, colocaremos el camafeo bien centradito y lo dejaremos secar. Cuando el icing esté completamente seco -12 horas como mínimo- si queremos dar un aspecto envejecido a nuestras galletas podremos utilizar  un punzón o aguja para resquebrajar cuidadosamente el icing -como ya hice en las galletas azulejo, vídeo tutorial aquí– y eliminaremos las virutas de glasa con …

Cómo hacer el icing dorado

Hay varias formas de pintar el icing de tonos dorados, aquí voy a describir la técnica para decorar sólo ciertas partes de la galleta con oro y no para hacerla dorada por completo. Para conseguir un color dorado necesitamos luster dust, que en español es algo así como colorante en polvo lustre metálico. Dependiendo de la marca, en el mercado podemos encontrar distintos tonos y matices de dorado: luminoso, envejecido, rosado, con reflejos cobrizos… Es difícil conocerlos todos y además son caros –4 dólares el bote de 2 gramos; la mitad más o menos que un caviar decente o la tinta de la impresora- pero una vez que utilizas el Super Gold o el Oro Maya te das cuenta de que la inversión vale la pena. Para procurar un acento dorado a mis galletas de Pascua, en esta ocasión utilicé el primer color oro que encontré en la tienda; a juzgar por el resultado creo no era el óptimo para este proyecto, le hubiese ido mejor un dorado más envejecido. Pero ya tengo en el cajón otros más bonitos y estoy deseando utilizarlos. Para aplicar …

Galletas doradas de Pascua

Recuerdo como muy divertidos los días que pasé probándome vestidos de novia junto a mi hermana M. y mi madre. Las tiendas de novia son generalmente algo pomposas, te rodean de espejos a lo Dama de Shangai y en algunas incluso te suben a un pedestal mientras una pobre señora se agazapa ahí abajo para llenar de alfileres un dobladillo eterno. Toda una experiencia. Uno de los vestidos que me probé me fascinó absolutamente, pero la imponente tela de flores de encaje dorado me pareció un poco demasiado, como si fuera para una princesa o una boda más importante que la mía; al final me compré uno que me encantaba pero más sencillo. Cobarde de mí. Como ese vestidazo se me quedó en la retina y aún faltan más de dos años para que me lo compre -la fiesta de los 10 promete- he decidido que mientras tanto habrá de ser una galleta la elegante, dorada, imponente y digna de una boda principesca. Las cookies de Pascua o Easter son un básico de cualquier aficionado a las galletas, y como otros años ya las hice de Easter …