All posts filed under: hielo

Unas galletas polares

Con la ola de frío que estamos disfrutando en Europa, que hasta en mi querida Valencia ha nevado, creo que estas galletas polares van como anillo al dedo para contaros lo feliz que soy con una de mis últimas adquisiciones: la magnífica paleta de colores en polvo Petal Crafts. Consiste en un estuche con 24 colores comestibles que se pueden usar a modo de acuarela -mezclando con un poco de líquido- o como matizadores aplicándolos en seco sobre el icing. Como tenía tantas ganas de usarlos y además me enamoré de los pingüinos del documental El viaje del emperador, pensé que era la ocasión perfecta para estrenar unos fantásticos cortadores que me habían regalado -qué haría yo sin Marta, mi galletera polaca favorita-. Así que me propuse hacer un set de galletas de temática ecologista cuyo nexo fuera mi nueva paleta de colores, y os voy a contar cómo hacerlas. Ante todo, necesitaremos hornear galletas con nuestra receta y cortarlas con forma de pingüino, oso polar y un círculo que dividiremos en dos para hacer los iglús. Necesitaremos preparar icing en …

El viaje del emperador

El otro día vi El viaje del emperador (La marche de l’empereur, 2005), un maravilloso documental sobre la apasionante migración que realizan cada año los pingüinos emperadores, cruzando gran parte de la Antártida. La aventura de estos hermosos animales es tan heroica, tan épica, que me emocioné. Los pingüinos recorren cientos de kilómetros y sobreviven fuera de su hábitat durante meses gracias a una impresionante organización familiar y a una admirable capacidad de trabajo en equipo. Hasta cierto punto sentí envidia de lo civilizados que pueden llegar a ser algunos animales, por desgracia a veces parecen mucho más humanos que nosotros. Buscando fotos de pingüinos encontré también preciosas imágenes de los osos polares, maravillosos. Un animal enorme, con una cara de bueno que hace olvidar la fiereza de la que es capaz cuando la necesita. Las imágenes de osos polares con sus crías son incomparables. Así que después de pasar unas cuantas horas contemplando tanta belleza del mundo animal, sólo puedo decir una cosa: cargarnos esta maravilla no tiene perdón de Dios. Porque nos la estamos cargando, de eso no hay duda. De acuerdo, existen …