Últimas Entradas

2019, año del cerdo

Cuando vives en un país tan internacional como Canadá y sobre todo en una ciudad como Toronto, acabas aprendiendo muchísimo sobre otras culturas. Para ser más precisos, primero se te caen los topicazos y luego aprendes.

doctorcookies chinese new year (2)

Un día invité a una amiga china a casa con sus hijas. Me había pasado tres horas buscando un té bueno para ofrecerle y me tocó ir a toda prisa al Ikea a por una tetera,  pero ella me sorprendió diciéndome que en China les encanta el café, y mejor si es expreso y del bueno. Me habló sobre su decisión de buscar una buena educación para sus hijas, de los derechos de la mujer, y de muchas cosas sobre la vida en Shangai de las que yo no tenía ni idea. Me doy cuenta de que soy una paleta y no sé nada sobre China, ni sobre muchísimas otras cosas.

doctorcookies chinese new year (11)

Pero como hay tantos chinos en mi barrio, me toca aprender, y qué mejor forma de empezar que con unas galletas dedicadas al año nuevo chino.

El año nuevo chino se rige por el calendario lunar, y comienza habitualmente por estas fechas. Curiosamente se llama Festival de la Primavera, porque aunque sea invierno, están esperando la primavera. Lo tradicional es pasar la fiesta en familia, poner linternas y luces en rojo y dorado. Todo se decora con flores y con árboles de mandarina.

doctorcookies chinese new year (1).JPG

Dice en internet que las monedas antiguas chinas son un símbolo de prosperidad, y según el número que se utilice y cómo se aten tienen un significado u otro. Por ejemplo: dos monedas chinas traen suerte a los negocios -son como nuestro San Pancracio -. Tres monedas se utilizan para traer suerte a la pareja y alejar la infidelidad de la casa, por lo que es recomendable ponerlas en la cama. Pero OJO, nunca hay que regalar cuatro, que es un símbolo de mal augurio. No sé si será verdad, le preguntaré a mi amiga. Yo le hice 10, espero haber acertado.

doctorcookies chinese new year (8)

Este 2019 hemos entrado en el Año del Cerdo. Dicen los expertos que es un año fantástico para el ahorro y todo lo económico. ¡Pues no estaría nada mal!

De este set me encanta la diferencia de texturas. Los cerditos tan jugositos, al contrario que las monedas que claramente saben a óxido. Todo depende de lo espeso que dejemos el icing, con poca agua se queda más gordito y brillante, y con más agua se va quedando más mate y poroso.

doctorcookies chinese new year (6).JPG

He colgado algunos minivídeos del making of en mi instagram: las monedas, los detalles finales de los farolillos o las flores -que se hacen igual que los cerditos-. Espero que os gusten.

¡Disfrutemos entonces el Año del Cerdo, os deseo salud y prosperidad! Que el próximo es el año de la rata, y no sé yo si me animaré a hacer galletas.

doctorcookies chinese new year (18)

 

 

 

Galletas de béisbol

Es imposible vivir en una ciudad americana como Toronto y no hacerte aficionado -e incluso fan– de  algún deporte.

En el fútbol o soccer, como lo llaman aquí, tenemos el Toronto FC, que aquí es bueno, aunque comparado con los de Europa es un equipo muy normalito. Tampoco el fútbol americano de los Toronto Argonauts está en su mejor momento. En basket la cosa se empieza a poner seria con los Toronto Raptors, que este año va segundo, jugando de maravilla y con el español Ibaka en el equipo.

doctorcookies blue jays baseball (9)

Hay muchísima afición al esquí, al patinaje sobre hielo, y me ha sorprendido el curling, uno de esos deportes que parecen absurdos pero puede llegar a crear verdadera adicción.

Sin duda el deporte rey en Canadá es el hockey sobre hielo, que es chulísimo, adrenalina pura. Los de Toronto son los Maple Leafs, un equipazo. Su equivalente en fútbol español sería el Atlético; no gana muchos títulos pero siempre está ahí y levanta pasiones. Cuando paseas por Toronto, hay tantos niños con camisetas de los Maple Leafs como en España niños con la de Messi. Son los verdaderos ídolos deportivos de la zona, y si no fuese por los 250 dólares que cuesta la entrada, iría a verlos todas las semanas.

doctorcookies blue jays baseball (12).JPG

Estoy deseando hacer galletas de todos estos equipos, pero de momento el único encargo que recibí fue el de los Blue Jays, los chicos del béisbol. No puedo decir que es mi equipo, porque mi corazón pertenece a los Miami Marlins. Pero me gusta mucho ir al béisbol, es un juego más que un deporte, y aunque lejos de las emociones en el campo del hockey o el basket, verlo en el campo es una experiencia para toda la familia.

doctorcookies blue jays baseball (11)

Las galletas de béisbol las tuve que improvisar un poco, porque mis magníficos cortadores ad hoc están en España. Pero soy una mujer de recursos, así que utilicé los siguientes cortadores:

Para la pelota un cortador de círculo.

doctorcookies blue jays baseball (2)

Para la camiseta corté el trajecito de bebé de Wilton.

doctorcookies blue jays baseball (1)

Para el bate, las barritas de Sugarbelle.

doctorcookies blue jays baseball (4)

Y para las gorras me tocó inventar con un círculo, una recta y un óvalo.

doctorcookiesgorrabeisbol.gif

Por eso son diferentes unas de otras.

doctorcookies blue jays baseball (3)

Del color blanco hice icing en textura de delineado para que el acabado quedase más limpio, y de los otros colores sólo de relleno. Los logos de los Blue Jays los hice con rotulador comestible de punta fina, que queda fenomenal y no me complica la vida.

doctorcookies blue jays baseball (15)

He desarrollado la teoría de que las galletas de deportes siempre quedan bien. La combinación de balones, las camisetas, el campo… siempre salen galletas coloridas y alegres. ¿A vosotros qué os parece?

doctorcookies blue jays baseball (8)

doctorcookies blue jays baseball (13).JPG

doctorcookies blue jays baseball (14)

Malamente

Me tiene alucinada una moda que veo proliferar últimamente a mi alrededor, la manía cada vez más frecuente de acusar a la gente de apropiación cultural. Cada día aparecen ofendidos y ofendiditos por los medios y las redes, quejándose furiosamente de que alguien les ha usurpado lo suyo. Pero no bienes materiales, sino conceptos asociados a la cultura de cada uno. Que por qué llevas kimono si no eres japonés, pero qué hace esa niña rica bailando capoeira, cómo se atreve éste a cantar un fado si nació en Estocolmo. Cuestiones absurdas en un mundo cada vez más global.

doctorcookies galletas rosalía (1)

La penúltima acusada de apropiación cultural que hemos tenido en España es una maravillosa cantante llamada Rosalía. Una chica joven, catalana y atrevida, que desde su amor y su conocimiento del flamenco ha hecho una mezcla explosiva con ritmos trap y ha sacado un discazo llamado El mal querer. Algunas personas han mostrado su enfado por el robo que ha hecho Rosalía. Cómo se atreve a meterse con el flamenco, si no es gitana. Si ni siquiera es andaluza, por favor. Por no ser, no es ni del sur.

Pues yo os lo voy a decir: porque le gusta y le da la gana. Y porque además lo hace fenomenal.

doctorcookies galletas rosalía (12)

Claro que no cumple los cánones puristas del flamenco. Ya lo sabe. Canta con una maravillosa voz cristalina que nada tiene que ver con el clásico rasgado de la tradición. Mezcla una base flamenca con música pop y electrónica.  Combina muchos elementos de la imaginería gitana, de la tradición más typical spanish -la flamenca y el torero, que no falten- y de la España profunda de hoy, la del extrarradio y el polígono.

doctorcookies galletas rosalía (11)

Pero lo hace de una forma tan genuina y tan moderna que se está merendando el mundo. Qué arreglos tan bien hechos, cómo enganchan los vídeos que le han producido los de Canadá, qué  imágenes tan potentes las de Filipcustic para el disco.

doctorcookies galletas rosalía (13)

A mí las acusaciones de apropiación cultural más bien me suenan a enviditis. Rosalía lo ha petado, en España y fuera de ella, con razón. Porque es una artistaza y porque ha hecho algo diferente que ha enganchado a millones de personas, con su Malamente o su Pienso en tu mirá, con un disco que narra una historia de empoderamiento femenino enriquecida con mil referencias culturales.

doctorcookies galletas rosalía (5)

A mi todo toda esta polémica me hace recordar con una sonrisa a mi hermano D, cuando a los siete años se enfadaba y nos decía: no cantes mis canciones  -los años le han hecho mucho más sensato, y ahora es un fantástico bloguero musical; no os perdáis Thesongswelove y su post  sobre Rosalía-.

Pues esto es lo que pienso yo de la apropiación cultural y el no cantes mis canciones.

A mí cántamelas todas, Rosalía. Que me gustan tanto que hasta te he hecho unas galletas.

doctorcookies galletas rosalía (2)

 

Nota: ¡Que no he hablado de las galletas! Pues otro día.

 

Desayuno con galletas

Estas galletitas me sirvieron de excusa para comprar los maravillosos cortadores de desayuno de Sweet Sugarbelle: huevos con beicon, café y donut. Les tenía unas ganas tremendas, pero con la cantidad que tengo en casa y el sitio que me ocupan empiezo a necesitar excusas para justificar la inversión. Son unos cortadores de una calidad estupenda, realmente soy fan de Sugarbelle porque es una crack.

Desayuno Sugarbelle (2)

El cortador de rebanada de pan lo había comprado algún tiempo antes y tampoco lo había estrenado. También me convenció, a pesar de ser barato no es el típico cortador cutre que se deforma.

Desayuno Sugarbelle (5)

Me gustó mucho hacer este desayuno en estilo kawaii,  aunque ahora esté tan de moda en todos lados me sigue pareciendo monísimo¿Sabiais que la palabra japonesa kawaii significa tierno?

Aprovechad si tenéis días de descanso para daros un homenaje; un buen desayuno especial para empezar el año. ¡Hay que cuidarse!

Desayuno Sugarbelle (4)

¡FELIZ 2019!

Galletas de Navidad 3D

Siempre me gusta hacer una galleta un poquito especial por Navidad, y siguiendo mi propia costumbre de otros años he optado por unas cookies 3D.

Aunque soy una fiel abanderada de los Reyes Magos, viviendo en Canadá me ha tocado ceder un poco y hacer a Santa Claus; admito que es un personaje más internacional y reconocible. Os voy a contar de forma breve cómo hacer estas galletas de Navidad en 3D.

doctorcookies christmas cookies (2).JPG

Para empezar, necesitaremos un set de cortadores de Navidad y también unos básicos circulares.

Una vez horneadas las galletas -podéis utilizar mi receta de vainilla o de chocolate– haremos icing en una textura firme, 15-20 segundos. Si necesitáis ayuda para hacer el icing en la consistencia perfecta podéis consultar este tutorial. Haremos la glasa en colores rojo, verde, negro, carne y blanco. Yo también hice amarillo para hacer las decoraciones de color oro, pero se puede usar carne o blanco y pintar con dorado sobre él.

doctorcookies christmas cookies (5)

Para las galletas de Papá Noel, como siempre que hacemos muñequitos, lo más importante es ir decorando cada parte y dejar secar durante el tiempo suficiente para que los colores no se nos mezclen. Ese tiempo suficiente depende de las condiciones de humedad, pero yo nunca decoro zonas contiguas antes de 2 horas.

doctorcookies christmas cookies (10).JPG

Para los árboles de Navidad, haremos lo mismo, esperando a que se seque cada segmento antes de continuar.

doctorcookies christmas cookies (11).JPG

Un truco: para dar un poco más de volumen a la parte baja del árbol y la barriga de Santa Claus, se puede poner a secar la galleta apoyada en el borde de una bandeja o plato en lugar de hacerlo en horizontal. Así se quedará más gordito por la parte de abajo. Pero ojo, sólo podemos hacer esto si nuestro icing está perfecto, en una consistencia 15-20 segundos.

doctorcookies christmas cookies (12).jpg

Una vez bien secas las galletas, añadiremos sprinkles o decoraciones de azúcar. Este año compré unas estrellitas doradas de la marca Wilton. Las otras decoraciones del árbol las hice yo, haciendo puntos de icing en una hoja de papel de cocina y espolvoreando por encima de algunos una mezcla de bolitas rojas y blancas. Todos los adornos los pegaremos con icing. Pinchando sobre la foto, podéis ver un timelapse del proceso.

doctorcookies christmas cookies (16).JPG

Por último, debemos pintar la estrella del árbol y el cinturón de Papá Noel con color oro, en este caso usé el polvo comestible de la marca Sweet Sugarbelle pero también me gustan mucho los de Rainbow Dust.

doctorcookies christmas cookies (9)

Una vez terminados y secos los Santa Claus y los árboles, podremos pasar a la segunda fase, el 3D.

Si ponemos una galleta de pie sobre otra es muy fácil que se caiga y tengamos un desastre, así que necesitaremos para empezar que la galleta de la base sea perfectamente plana. Y luego pondremos a trabajar al ingeniero / arquitecto que llevamos dentro.

En el caso de los árboles, el área de apoyo de la galleta -el tronco- es muy pequeño, así que opté por hacer un agujerito en la galleta de abajo y meter la mitad del tronco dentro con mucho icing.

doctorcookies christmas cookies (13)

Los Papá Noel tienen mejor base, pero como tampoco me fiaba mucho decidí poner elementos de apoyo: nubes o marshmallows para sujetar mejor la figura. Sí, las galleteras utilizamos marshmallows estructurales.

En ambos casos, las galletas tienen mucho icing, que todo lo pega, y además tendremos que sujetar cada una con paciencia durante unos cuantos minutos hasta que se empiecen a secar.

doctorcookies christmas cookies (14).jpg

Una vez estén completamente secas -en este caso estuvieron 24 horas hasta que las di por seguras- hay que seguir tratando este tipo de galleta con mucho primor para que no se rompa, pero se pueden meter en una bolsita o servir dentro de una taza, por ejemplo.

Yo acompañé mis galletas 3D de otras pequeñitas que podéis ver mejor pinchando aquí.

doctorcookies christmas cookies (7).JPG

Se me pasó por la cabeza decorarlas por detrás para que fuesen verdaderamente 3D, pero finalmente no lo hice. No por pereza, sino porque pienso en la barbaridad de azúcar que es y se me quitan las ganas de morder la galleta. Que está muy bien que sean bonitas, pero lo más importante -nunca hay que olvidarlo- es que las galletas sean bien ricas.

doctorcookies christmas cookies (3).JPG

Os deseo mucho éxito con estas sencillas galletas 3D. ¡Las mías tuvieron un éxito impresionante, ya me contaréis qué tal os salen!

 

Nuevamente gracias a mi socia fotógrafa anaysusnenos, con la que paso tan buenos ratos creando paisajes para galletas. ¡Eres una crack!

Más flores

Echando un vistazo a mi Pinterest veo que, sin proponérmelo demasiado, la decoración que más repito en mis galletas son las flores. No me extraña nada, porque soy una apasionada de las flores y en mi casa nunca faltan.

doctorcookies galletas negras flores (1)

doctorcookies galletas negras flores (3)

Estas que os presento hoy son las típicas galletas para aprovechar restos. Después de hacer las de otoño y otras que pronto conoceréis, me sobraban muchos restos de icing de varios colores, y para mí eso significa que es el momento perfecto para hacer algo de color negro -si no sabéis por que, no os perdáis el post sobre icing negro-. En este caso le di un toque gris azulado que en las fotos no sé si se aprecia demasiado.

doctorcookies galletas negras flores (5)

doctorcookies galletas negras flores (6)

El icing oscuro lo hice con una consistencia de relleno 5 segundos. El rosa y el amarillo en una consistencia más firme, 15 segundos. Y el blanco que usé para los detalles lo dejé casi de origen.

doctorcookies galletas negras flores (7)

Además he comenzado a utilizar bolsas sin boquilla, y por el momento debo seguir practicando porque no me está resultando nada fácil. Tienen la ventaja de que no se atascan como las boquillas 0 o 00, pero es más difícil controlar la dirección del icing y me cuesta hacer los detalles con precisión. ¡Tengo que seguir practicando!

doctorcookies galletas negras flores (8)

Las galletas de color negro tienen un problema importante para mi gusto, y es que ensucian muchísimo los dientes. Todos los colorantes lo hacen, pero con las galletas oscuras hay que tener más cuidado, porque no queremos estropear un momento especial con una sonrisa de dientes negrísimos.

Pero quedan tan bonitas que a veces vale la pena ensuciar los dientes a alguien, aunque sea sólo por un rato 😉 .

doctorcookies galletas negras flores (9)

 

 

 

 

 

Bebé a bordo

Estas galletas de bebé fueron un encargo muy especial para mí. Un día, a la salida del colegio, mi hija de 8 años vino muy emocionada a decirme que su profesora se iba de baja maternal y todos los niños le querían organizar una fiesta sorpresa. Con una cara muy seria, mi hija me dijo que tenía que hacerle unas buenas galletas. Huy, qué responsabilidad.

doctorcookies baby shower cookies (6)

Decidí hacer las galletas con base en color verde por tres razones:

1. tenía muchas ganas de hacer unas galletas en verde mint

2. no sabíamos si el bebé era niño o niña, y sobre todo

3. no me gusta nada el tema de niña=rosa y niño=azul. 

doctorcookies baby shower cookies (5)

En realidad este concepto de galletas de cigüeña ya lo había hecho antes, pero hace tantos años que tenía ganas de repetirlas pero con más experiencia.

Hice el fondo en color mint de dos intensidades distintas, luego las figuras de cigüeñas y bebés con icing 15 segundos para que quedasen con bastante relieve. Y por último hice los detalles con un bolígrafo comestible de color negro.

doctorcookies baby shower cookies (8)

Para las alas hice una línea con negro, e inmediatamente la fui extendiendo con un pincel casi seco para darle el efecto degradado y difuminado de las plumas.

doctorcookies baby shower cookies (4)

Mi clienta quedó muy contenta, y dijo que me habían quedado muy bonitas. Sus compañeros de clase se comieron todas las cigüeñas en menos de 5 minutos, así que de sabor no debían estar mal. Y la profe se fue encantada con sus galletas de bebés en una bolsita, presumiendo por todo el colegio.

doctorcookies baby shower cookies (10)

La fiesta sorpresa fue un completo éxito. Había fruta, queso, chips, una parte de la mesa sin gluten y hasta una piñata. Los niños regalaron a su profe cosas maravillosas hechas por ellos mismos y la achucharon todo lo que pudieron con esa barrigota. Enhorabuena, Ms. L, cuánto te quieren tus alumnos.

¡Ah, se me olvidaba! El bebé nació tres semanas más tarde y fue un precioso niño.

 

 

 

Stranger Things

Desde bien jovencita he sido una gran aficionada al cine, pero poco dada a encender la televisión. Hace bastantes años me enganché a la magnífica serie V, donde unos lagartos carnívoros disfrazados de humanos (guapísimos) trataban de invadir el planeta. Pero desde entonces hasta hoy no he encontrado muchas tentaciones en la tele que me quiten de mis otras aficiones.

He intentado engancharme a series, con poco éxito. La primera temporada de Homeland me tuvo pegada al sofá, pero al acabar la segunda lo dejé. He tratado de entender la adoración del mundo por Los Soprano, pero esos mafiosos en chándal no me enamoran por más que decepcione a mi amigo LL. Las series de médicos y hospitales me dan risa, y las de policías me provocan un efecto totalmente soporífero. Juego de Tronos ha logrado que lo siga unas cuantas temporadas, pero el rollo mata / resucita me parece un timo para el espectador. Y La casa de papel tampoco ha calado -me quedo con Inside Man de Spike Lee-. Vamos, que a pesar de mis esfuerzos, no soy de series.

StrangerThings

Pero de Stranger Things (temporada 1) soy fan. Me encanta. Me encantan los niños, me encanta Barb, me encanta la ropa, me encanta el poli fondón, me encanta el bicho.

Sí, lo reconozco. Soy muy de los ochenta. Por eso no me pude resistir a galletizar a Eleven y Mike.

StrangerThings1

Pero sobre todo, sobre todo, me encanta Eleven. Personajazo. Mola aún más que Elisabeth, la niña de las Estrellas.

StrangerThings3

Cómo disfruté viendo Stranger Things. Luego vi un par de capítulos de la segunda parte y decidí dejarla. ¿Para qué tratar de estirarlo, si es perfecta así? ¿Soy la única que sólo ve temporadas uno? ¿A alguien más le pasa como a mí?

StrangerThings4

Os dejo, que empieza mi capítulo de La casa de las flores. Aaaay, Verónica, qué grande eres.

Canadá

Como la vida no deja de sorprendernos, desde el pasado septiembre estoy viviendo en uno de esos lugares donde jamás pensé que lo haría. Nuestra nueva casa está en Toronto, Canadá.

Canadá es exactamente como nos lo cuentan las postales: un país muy bonito y un frío que pela. Además, es uno de los lugares más internacionales que he conocido; cada vez que me subo al autobús me doy cuenta de que soy la única de mi color y con los pasajeros se podría hacer una pantonera completa. Eso me encanta. Aquí da igual si tu inglés es malete, porque todo el mundo es extranjero y la actitud es de hacerte sentir bienvenido.

Post hojas otoño (3)

Pero sin duda el punto fuerte de Canadá es su naturaleza. Yo hasta el momento he conocido una fracción muy pequeña -no paramos de viajar, pero es un país enorme- y allá donde vamos nos quedamos anonadados con los paisajes. Hemos tenido la suerte de vivir el otoño en todo su esplendor en nuestra visita al parque natural Algonquin, y ya os digo yo que no vende Wilton colores suficientes para hacer las hojas de los árboles de Canadá. Aunque como podréis ver en estas galletas, lo he intentado.

Post hojas otoño (4)

Lo de los animalitos canadienses es otro tema. Ardillas, zorros, mapaches…  con tanto árbol, los animales viven felices junto a tu puerta. Aprendemos a convivir unos con otros respetando unas pocas normas. Por ejemplo: cierra bien el contenedor de basura o los mapaches te harán una reubicación de residuos. Y de forma general, no des de comer a animales con cuernos.

Post hojas otoño (5)

Los osos son un capítulo aparte, porque no se acercan a las ciudades. Pero no he podido evitar ponerlos en estas galletas, son tan bonitos.

Post hojas otoño (6)

Pero la naturaleza, como las galletas, es un arte efímero. Desde hace un par de semanas ha empezado a nevar, ya no quedan hojas y sólo te cruzas una ardilla de vez en cuando.

Post hojas otoño (7)

Así que desde ahora mismo me pongo en modo invierno y me despido de estos bonitos colores hasta dentro de unos meses. ¡A nevar se ha dicho!

Post hojas otoño (1)

 

Muchas gracias a anaysusnenos, la estupenda fotógrafa que me ha ayudado con las fotos de este post que están bien hechas. Podéis seguir su trabajo en su Flickr o en su Instagram.

Y muchas gracias a mi ilustrador favorito, Daniel d’Ors, que me mandó unos bocetos de animales monísimos. No hay como tener artistas en la familia. 

Re-cambio de aires

Hace casi un año desde la última vez que publiqué en este blog. Un año tan movidito que incluso he cambiado de país. Me he vuelto a poner la bata de médico, y con la misma gracia torera me la he vuelto a quitar. He cruzado el Atlántico sola por primera vez -si no contamos a los pilotos y a los otros 280 pasajeros- y he aprendido algo de ecografía músculoesquelética.  He empezado a practicar remo y me he desenganchado mucho de las redes; tengo un Facebook de lo más abandonado.

doctorcookies galletas tucan

Pero en ningún momento he dejado de hacer galletas. He hecho menos, y desde luego he inventado menos. Pero mi vicio por decorar cookies se mantiene y sigue dándome enormes alegrías, aunque no las haya publicado como antes.

doctorcookies galletas tucan5.JPG

Así que he llegado a un trato conmigo misma. No voy a dejar que doctorcookies.com muera aún. Voy a cambiar un poco su esencia, publicando las fotos de galletas que hago, pero sin tanta cháchara como de costumbre y con menos paso a paso. Intentaré mantener el blog como un pequeño álbum de las galletas que voy decorando. A cambio estoy decidida a hacer más vídeo tutoriales y colgarlos en mi canal de Youtube. A ver si lo consigo.

doctorcookies galletas tucan7

Por lo pronto, os dejo con estas galletas de tucanes, que hice inspirada por el maravilloso viaje a Brasil de hace un año. Un viaje que fue el principio de una nueva época para mí.

A decir verdad no vi ningún tucán, pero el verano brasilero me gustó tanto, que ni la lluvia ni los kilos que me traje encima me quitarán el precioso recuerdo que me llevé.

doctorcookies galletas tucan6.JPG