Mes: enero 2019

Galletas de béisbol

Es imposible vivir en una ciudad americana como Toronto y no hacerte aficionado -e incluso fan– de  algún deporte. En el fútbol o soccer, como lo llaman aquí, tenemos el Toronto FC, que aquí es bueno, aunque comparado con los de Europa es un equipo muy normalito. Tampoco el fútbol americano de los Toronto Argonauts está en su mejor momento. En basket la cosa se empieza a poner seria con los Toronto Raptors, que este año va segundo, jugando de maravilla y con el español Ibaka en el equipo. Hay muchísima afición al esquí, al patinaje sobre hielo, y me ha sorprendido el curling, uno de esos deportes que parecen absurdos pero puede llegar a crear verdadera adicción. Sin duda el deporte rey en Canadá es el hockey sobre hielo, que es chulísimo, adrenalina pura. Los de Toronto son los Maple Leafs, un equipazo. Su equivalente en fútbol español sería el Atlético; no gana muchos títulos pero siempre está ahí y levanta pasiones. Cuando paseas por Toronto, hay tantos niños con camisetas de los Maple Leafs como en España niños …

Malamente

Me tiene alucinada una moda que veo proliferar últimamente a mi alrededor, la manía cada vez más frecuente de acusar a la gente de apropiación cultural. Cada día aparecen ofendidos y ofendiditos por los medios y las redes, quejándose furiosamente de que alguien les ha usurpado lo suyo. Pero no bienes materiales, sino conceptos asociados a la cultura de cada uno. Que por qué llevas kimono si no eres japonés, pero qué hace esa niña rica bailando capoeira, cómo se atreve éste a cantar un fado si nació en Estocolmo. Cuestiones absurdas en un mundo cada vez más global. La penúltima acusada de apropiación cultural que hemos tenido en España es una maravillosa cantante llamada Rosalía. Una chica joven, catalana y atrevida, que desde su amor y su conocimiento del flamenco ha hecho una mezcla explosiva con ritmos trap y ha sacado un discazo llamado El mal querer. Algunas personas han mostrado su enfado por el robo que ha hecho Rosalía. Cómo se atreve a meterse con el flamenco, si no es gitana. Si ni …

Desayuno con galletas

Estas galletitas me sirvieron de excusa para comprar los maravillosos cortadores de desayuno de Sweet Sugarbelle: huevos con beicon, café y donut. Les tenía unas ganas tremendas, pero con la cantidad que tengo en casa y el sitio que me ocupan empiezo a necesitar excusas para justificar la inversión. Son unos cortadores de una calidad estupenda, realmente soy fan de Sugarbelle porque es una crack. El cortador de rebanada de pan lo había comprado algún tiempo antes y tampoco lo había estrenado. También me convenció, a pesar de ser barato no es el típico cortador cutre que se deforma. Me gustó mucho hacer este desayuno en estilo kawaii,  aunque ahora esté tan de moda en todos lados me sigue pareciendo monísimo. ¿Sabiais que la palabra japonesa kawaii significa tierno? Aprovechad si tenéis días de descanso para daros un homenaje; un buen desayuno especial para empezar el año. ¡Hay que cuidarse! ¡FELIZ 2019!