Mes: agosto 2016

El final de verano

Comprendo perfectamente a la gente como mi marido, que necesita pasar un poco de frío de vez en cuando para ser feliz. Pero no lo comparto en absoluto. A mí me encanta el verano. Quizá porque nací en enero, yo soy de verano. El sol fuerte, el calor, la piscina, la playa. Las sandalias. Todo el mundo morenito, así de guapo. Las cervezas en la calle, el dolce non far niente. Adoro el verano, me carga las pilas, me hace sentir viva. No puedo vivir sin él. Cuando los telediarios de septiembre hablan de síndrome postvacacional los ojos se me inundan de lágrimas. Sé lo que estás pasando, amigo. La mera perspectiva de los días haciéndose cada vez más cortos y fríos –en Polonia ni te cuento-, el largo horizonte de rutinas de trabajos y escuelas. Pensar que me quedan once meses hasta que vuelva a llenarme los ojos con esta luz sobre el Mediterráneo. Cuando era una niña ya me sentía así. Volviendo a casa después de unas maravillosas vacaciones íbamos todos en el …

Cómo petrificar flores y hojas sobre una galleta

Creo que todos los decoradores de galletas somos amantes del arte efímero, esas pequeñas joyas que llena de alegría recibir, pero están llamadas a desaparecer en un tiempo más o menos corto. Las galletas decoradas con hojas y flores comestibles responden totalmente a esa categoría; son preciosas pero no duran demasiado una vez abandonan el refrigerador. Por este motivo me puse a investigar un poco sobre distintas posibilidades de hacerlas algo más duraderas, y tras algunos fracasos encontré algo que me ha gustado tanto que la pienso repetir. Porque amigos, la solución es la petrificación. Yo no he inventado nada. Primero empecé a experimentar con merengue y azúcar, y luego encontré en la red que -como siempre- casi todo está inventado y mejor de lo que hago yo. Pero aún así me gustó dar con esta sencilla técnica, que hace un bonito juego de palabras en inglés; petrify y prettify. Algo así como petrificar y embellecer. Lo podemos hacer con cualquier receta de galletas –aquí está la mía– y con cualquier flor comestible u hoja, aunque resultará más fácil si …

Galletas decoradas con flor comestible

No puedo evitar sentir fascinación por el mundo de las flores. No soy una entendida, ni muchísimo menos, pero disfruto enormemente viendo flores bonitas, recibiéndolas como regalo y aprendiendo sobre ellas. Este año incluso tuve la oportunidad de hacer un par de cursos de arreglo floral y he de decir que me quedé con ganas de más. Como casi todo lo que me gusta acabo reinterpretándolo para convertirlo en galleta, hace ya tiempo que estoy con la idea de poner flores y plantas reales en las galletas. El año pasado hice unas sencillamente pegando pétalos con piping gel, y ahora he empezado a investigar un poco más. Flor comestible es aquélla que puede ser consumida con las máximas garantías de seguridad para nuestra salud; esto es, que no sea tóxica por sí misma ni haya sido tratada con químicos perjudiciales. Además hay que ser cautos con los pólenes y la posibilidad de sufrir alergias. Puedes encontrar más información sobre flores comestibles aquí, aquí o aquí. Las flores comestibles no son siempre fáciles de encontrar. Mientras vivía en Miami las …

I have this thing with floors

Si empezamos a hablar de las manías y debilidades que tenemos cada uno, podríamos no acabar nunca. Lo cierto es que hay personas con muchas manías y otras con pocas; del mismo modo que algunas no pueden resistirse a ciertas cosas que para otros resultan totalmente prescindibles. ¿Eres de los que no pueden tocar la madera sin barnizar? ¿Descansan tus tenedores con los pinchitos siempre hacia el mismo lado? ¿No puedes parar de explotar las burbujas del plástico de pompitas? ¿Cómo sale el papel de tu rollo de papel higiénico, por encima o por debajo? Esto no acaba jamás; el mundo de las manías y debilidades es inagotable. A veces pienso en crear una app con 25 preguntas sencillas sobre manías y debilidades capaz de encontrar la pareja perfecta para cualquiera. Señora, aquí tiene a su pareja ideal; que aprieta la pasta de dientes desde abajo, pone el rollo con el papel desde arriba, no pisa las rayas entre las baldosas y sólo se corta el pelo después de la luna llena. Y por supuesto jamás entra a un avión con el …